Juan Valderrama, el hombre que sí amaba a las mujeres